Banca on line​ (en línea)

Imagen ilustrativa


 La banca en línea o banca online permite utilizar los servicios y los productos de una institución bancaria vía Internet. La mayoría de las instituciones ofrece este acceso como un servicio adicional para sus clientes.

¿Qué necesita para utilizar la banca en línea?


Para utilizar este servicio, usted deberá contar con una computadora con acceso a Internet. Asimismo, la institución bancaria le proporcionará un usuario y una contraseña para identificarse cada vez que ingrese en la página del banco. Muchas de las operaciones bancarias (por ejemplo, consulta de saldos, movimientos y transferencias entre cuentas) pueden hacerse por esta vía las 24 horas del día y sin desplazamientos. Cada banco define las operaciones que los clientes pueden llevar a cabo por Internet.

A través de la banca online podrá disponer de información acerca de los servicios que brinda la institución con la que trabaja, así como de sus cuentas y operaciones. Cada día aumenta el número de instituciones que profundizan en esta forma de operar, ya que cada vez es mayor los clientes que interactúa con la institución a través de este medio.

Para dar órdenes por Internet es necesario un contrato específico con la institución y es preciso emplear contraseñas.

La principal ventaja de la banca en línea es la comodidad. Con esta modalidad se facilitan los pagos y las consultas de los saldos de las cuentas, entre otros servicios, las 24 horas del día, los 365 días del año, sin tener que salir del hogar.

La principal desventaja son los posibles fraudes, los que, generalmente, se vinculan con un mal manejo de las contraseñas. Si recibe un correo electrónico que solicita la confirmación de su usuario y contraseña, no lo responda. Los bancos no piden este tipo de datos. Por seguridad, escriba su contraseña cada vez que ingresa al sistema y no acepte la opción de recordar la contraseña que generalmente ofrecen los navegadores. Sea consciente de estos riesgos y actúe con cautela, usted será responsable del mal uso o pérdida de su contraseña. No olvide que, si alguien obtiene su usuario y contraseña, podría acceder a su cuenta y retirar dinero.​